Virus Zika.

El virus Zika, conocido también por las siglas ZIKV, es un es un flavivirus de la familia de los Flaviviridae que se transmite por mosquitos del género Aedes. Desde los años 50 se han descrito casos en el África tropical, pero desde 2007 se ha extendido al Pacífico, Sudeste asiático y, ya en 2015, a Brasil. Hasta la fecha no se ha descrito ningún caso en Europa, aunque es posible que algún viajero que haya visitado las zonas afectadas haya padecido la infección sin haber sido diagnosticado.

Sólo el 20-25% de las personas infectadas por el virus presentan síntomas, que son leves (fiebre no muy alta, dolores musculares y articulares, dolor de cabeza, erupción) y desaparecen por sí solos. Se trata con medidas generales, similares a las que se emplean en el tratamiento de un catarro común: reposo, paracetamol, y muchos líquidos. No se ha descrito hasta la fecha ningún caso mortal por virus Zika.

Se puede prevenir la infección por el virus Zika adoptando las medidas habituales de precaución contra picaduras de mosquitos cuando se viaja a las zonas con presencia descrita de transmisión del virus: repelente de mosquitos, mosquiteras, y llevar ropas de manga larga y pantalones largos.

Cómo se transmite la infección por el virus Zika:
El virus Zika se encontró por primera vez en 1947 en África, en el bosque de Zika en Uganda, en una población de macacos, y se aisló por primera vez en humanos en 1952 en Uganda y Tanzania. Se han descrito brotes de Zika sobre todo en zonas tropicales de África. En 2007 aparecieron los primeros casos fuera de África en el estado Yap de Micronesia. Posteriormente, se produjeron más brotes entre 2013 y 2014 en islas del Pacífico, y en mayo de 2015 comenzaron a aparecen casos en zonas tropicales de Brasil, tras lo cual varios países de América Latina y Central se encuentran en alerta ante posibles nuevos contagios.

El virus se transmite por mosquitos del género Aedes, por lo que también se engloba dentro de los Arbovirus, que incluye en general a todos los virus que se transmiten por artrópodos (insectos, arácnidos... Es un acrónimo de ARthropod-BOrne VIRUSes). Sus huéspedes incluyen a los monos y los seres humanos. Cuando el mosquito portador del virus pica a una persona, el virus en primer lugar infecta células (en concreto, las dendríticas) cerca del sitio de la inoculación; luego se extiende a los ganglios linfáticos y a la sangre. El virus se replica dentro de las células en el citoplasma, aunque también se han encontrado componentes del virus dentro del núcleo de las células.

Habitualmente, el virus se mantiene en un ciclo selvático afectando a primates no humanos y distintos tipos de mosquitos Aedes, tanto de las zonas de selva como de áreas residenciales. En Asia el vector principal de transmisión es Aedes aegypti. Otros tipos de mosquitos Aedes portadores y transmisores del virus son Aedes hensilii o Aedes albopictus.

En Europa existen poblaciones de Aedes albopictus (mosquito tigre) y Aedes aegypti (en verano), por lo que hipotéticamente podría ser posible que hubiera casos importados de infectados por el virus Zika, que pudieran ser picados por mosquitos europeos locales en período estival, y que éstos pudieran transmitir la enfermedad. Sin embargo, de momento no se han descrito casos de enfermedad por virus Zika en Europa.

Además de la transmisión por la picadura de los mosquitos en zonas tropicales con presencia del virus, podría producirse la transmisión perinatal transplacentaria o durante el parto, si la madre está infectada y tiene presencia del virus en la sangre en ese momento.

La transmisión de la infección por transfusiones de sangre podría ser teóricamente posible. En el brote de Zika que se produjo en la Polinesa Francesa entre noviembre de 2013 y febrero de 2014 se encontró virus Zika en la sangre del 3% de los donantes analizados, aun estando asintomáticos.

Por último, en el 2011 se describió un posible caso de transmisión sexual del virus Zika. En otro paciente se llegó a aislar el virus en el semen hasta dos semanas después de haberse recuperado de los síntomas de la infección.

Los tres últimos modos posibles de transmisión son muy raros. Lo habitual es que la infección se adquiera por la picadura de un mosquito portador del virus en algunas zonas tropicales de África, Asia, Pacífico y Brasil.

Síntomas de la infección por el virus Zika
Solamente una de cada cuatro o cinco personas infectadas por el virus Zika desarrolla la enfermedad Zika. Es decir, un 75-80% de los infectados no llegan a ser conscientes de la infección al no desarrollar síntomas. Otras enfermedades producidas por flavivirus también pueden cursar de forma asintomática (como el virus dengue o el virus del Nilo Occidental).

En los casos en los que se desarrolla la enfermedad, ésta aparece tras un período de incubación de entre 3 y 12 días. Los síntomas suelen ser de intensidad leve y corta duración, entre 2 y 7 días. Con frecuencia no se llega a conocer el diagnóstico etiológico, o se considera como dengue o chikungunya.

El síntoma de la infección por virus Zika más frecuente es la fiebre, que no llega a ser muy alta, habitualmente por debajo de 38.5ºC, y puede acompañarse de dolores articulares con inflamación leve de articulaciones, sobre todo de las manos y los pies. Puede aparecer una erupción maculopapular, es decir, manchas rojas que pueden estar levemente sobreelevadas, y que no pican. La erupción suele comenzar en la cara y luego extenderse al resto del cuerpo.

Otro síntoma frecuente en los pacientes afectados es el enrojecimiento ocular, o incluso una conjuntivitis de ambos ojos, pero sin presencia de pus. Algunos infectados tienen vómitos, dolor abdominal, o diarrea. Adicionalmente, como síntomas generales se describen dolores musculares, cansancio generalizado y dolor de cabeza, a veces por detrás de los ojos.

Complicaciones del virus Zika:
En el brote de Zika de la Polinesia Francesa se describieron casos de síntomas neurológicos de tipo autoinmune tras haber pasado una enfermedad compatible con el virus Zika. En concreto, se diagnosticaron varias personas de síndrome de Guillain-Barré (un tipo de alteración neurológica autoinmune en la que aparece debilidad muscular que puede durar muchos meses pero que con el tratamiento adecuado se suele recuperar en casi todos los casos), aunque hasta ahora sólo en un caso se ha confirmado su relación con el virus Zika. De momento no se ha descrito la misma asociación en los otros brotes de Zika, aunque el hecho de que la mayoría de los casos sean asintomáticos hace difícil realizar una estimación real de este riesgo, que en cualquier caso es baja.

Es muy raro que la enfermedad por el virus Zika requiera hospitalización por su gravedad, y no se ha descrito ninguna muerte por virus Zika.

Diagnóstico de la infección por el virus Zika:
La mayoría de los casos de infección por el virus Zika son asintomáticos, por lo que no se llegan a diagnosticar. En los casos en los que se producen síntomas, éstos son inespecíficos, y se pueden confundir con el dengue o el chikungunya, enfermedades que también se transmiten por mosquitos en las mismas zonas donde se transmite el virus Zika.

El diagnóstico del virus se puede realizar por detección por PCR del material genético (ARN) del virus durante el período de viremia, es decir, cuando hay presencia del virus en sangre. Estos sucede en los primeros 3-5 días del período sintomático de la enfermedad. También se puede analizar la presencia del material genético del virus en saliva o en orina, donde sí puede permanecer durante más días, incluso tras la resolución de los síntomas.

También se pueden detectar anticuerpos contra el virus Zika en sangre, a partir del 5º o 6º día de la enfermedad sintomática. Sin embargo, estos anticuerpos pueden dar un falso positivo en las personas que han pasado una infección por otro flavivirus como el dengue. Por otro lado, no existen a fecha de hoy kits comerciales para uso habitual de diagnóstico del virus Zika.

En cualquier caso, el diagnóstico del virus Zika tiene más interés epidemiológico y de descripción de su distribución geográfica que para el tratamiento de un paciente concreto, puesto que además los resultados tardan en obtenerse entre 4-14 días. Además, estas pruebas solamente se realizan en centros de referencia especializados.

Tratamiento y prevención de la infección por el virus Zika
No existe tratamiento específico para la infección por el virus Zika. El tratamiento es sintomático. Se recomienda reposo relativo según el estado general del paciente, y es recomendable beber abundantes bebidas no alcohólicas para evitar la deshidratación por la fiebre. Se puede tomar paracetamol para aliviar el dolor y la fiebre. Sería conveniente evitar la aspirina y otros antiinflamatorios como el ibuprofeno hasta haber descartado la posibilidad de que se trate de dengue, para evitar un eventual riesgo de hemorragia en ese caso.

Prevención de la infección por el virus Zika:
No existe ninguna vacuna en el momento actual para evitar la infección por el virus Zika. La forma más eficaz de prevenir la infección es evitando las picaduras de mosquito. Como el virus se transmite en zonas con presencia de otras enfermedades transmisibles por mosquitos, como malaria o dengue, las medidas de protección contra las picaduras de mosquitos permiten prevenir muchas de las enfermedades tropicales transmisibles por esta vía.

Para evitar las picaduras de mosquito se recomiendan las siguientes medidas:

*Uso de repelentes contra mosquitos. Hay que tener en cuenta que los mosquitos que transmiten el virus Zika pican durante el día o por la tarde, por lo que hay que usar el repelente de forma constante.

*Si se utiliza un protector solar, hay que aplicar en primer lugar el protector y luego el repelente.

*Existen ropas ya preparadas con tratamiento de permetrina, o se pueden tratar las propias ropas. Hay mosquitos que pican a través de la ropa, aunque con mayor dificultad que sobre la piel desnuda, por lo que es recomendable llevar mangas y perneras largas para optimizar la protección contra los mosquitos si el tiempo lo permite.

*Se recomienda el uso de mosquiteras en puertas y ventanas, y dormir en una cama que también disponga de mosquitera.

*Es conveniente no tener agua dulce en macetas o similares en los interiores para evitar atraer a los mosquitos.

*Si una persona se infecta por el virus Zika, es aconsejable que se proteja contra las picaduras de mosquito para evitar que éste lo transmita a otras personas.

*Es conveniente utilizar preservativos durante las dos semanas posteriores a la recuperación, y evitar la transmisión por la saliva (besos íntimos).

Categoria: